¿Qué es el control de gestión?

por | Mar 11, 2019 | Formación, Preguntas

Todo lo que se hace se puede medir, sólo si se mide se puede controlar, sólo si se controla se puede dirigir y sólo si se dirige se puede mejorar.

Dr. Pedro Mendoza

Principales características del Control de Gestión en una empresa

Es evidente que cualquier organización empresarial, sea del tamaño que sea y sea del tipo que sea, debe ser capaz de poder controlar la gestión que realiza, a un nivel adaptado tanto a su volumen de actividad como al modelo de negocio que ha creado.

Pero, ¿Cuáles son las características básicas de un sistema de control de gestión?

  1. Utiliza indicadores: incluye indicadores definidos que permiten realizar un seguimiento tanto el desempeño de la organización en su conjunto como de sus diferentes departamentos. Es importante que estos indicadores estén muy bien formulados para que causen un determinado comportamiento en el personal de la empresa que los enfoque hacia sus objetivos estratégicos. Existen indicadores tradicionales basados en enfoques funcionales (cifra de ventas, unidades producidas, …) aunque será positivo incorporar otros específicos de la organización que sean relevantes.
  2. Emplea modelos: utiliza modelos predictivos para estimar resultados, vinculando el presente y el futuro en la organización. El modelo predictivo tiene un doble objetivo: por un lado, permite realizar estimaciones del desarrollo tanto de las actividades planificadas como de su resultado, y por otro permite planificar los medios y recursos necesarios para conseguir dichos resultados.
  3. Define objetivos: basa la planificación de la empresa en la definición de objetivos clave. Cuando estos no están definidos, la información generada solo cumple la mitad de su cometido, ya que no se puede comparar con una referencia concreta. Estos objetivos deben ser realistas, para evitar la completa desmotivación que el caso contrario provoca.
  4. Explota información: proporciona información sobre la evolución y por tanto sobre los resultados, de la misma manera en la que están definidos los objetivos, y a todos los niveles (objetivos globales o por unidad productiva). Es fundamental, por tanto, que el sistema de información se adapte al tipo de organización y a su tamaño, para que recoja la información más relevante.
  5. Permite su evaluación: Para que el sistema de control sea efectivo debe poder evaluar los resultados obtenidos de forma fácil y comprensible (como consecuencia de las actuaciones del personal) permitiendo la toma de decisiones con el máximo de datos posibles, y manteniendo el nivel de compromiso y exigencia con cada miembro de la organización. Es vital que la información pueda ser generada de forma objetiva e interpretada con el grado de flexibilidad que cada ocasión requiera.
  6. Utiliza información: el sistema de control de gestión requiere la utilización de la contabilidad, tanto financiera como analítica, como elemento informativo más importante. La contabilidad pasa de ser algo formal y requerido por la ley y se transforma en la herramienta más importante para el sistema de control de gestión. Es importante, por tanto, que sea precisa y adaptada a la actividad del negocio.
  7. Coordina la organización: uno de los resultados de la función que realiza el sistema de control de gestión, es la coordinación de la organización y la canalización de los esfuerzos de cada unidad hacia los objetivos estratégicos de la misma, delimitando las funciones de cada departamento de forma clara y definiendo sus interdependencias.
  8. Es adaptable: un buen sistema de control de gestión se adecua a la cultura de la empresa y a su organización. No se trata únicamente de que los indicadores respondan al modelo de negocio, sino que el sistema que se implante debe ajustarse a otras características de la empresa tales como su cultura empresarial, estilo de dirección, a las relaciones entre departamentos, al mercado o sector en el que opera, a las regulaciones a las que puede estar sometida y a hechos puntuales que pueden afectar de forma muy significativa a su evolución o incluso a su supervivencia.
  9. Incluye diferentes tipos de planificación: el tipo de control difiere en función del horizonte temporal, en función de su finalidad, en función de su complejidad o en función del nivel del personal afectado; así nos encontramos con la planificación estratégica (en la que interviene la alta dirección y suele ser a medio plazo), presupuestaria (en la que intervienen las unidades o departamentos de la empresa y suele ser anual) u operativa (en la que los mandos intermedios generan la información de forma mensual, semanal o incluso diaria).

La palabra “control” en ocasiones y sobre todo en empresas de pequeño tamaño, puede producir rechazo, aunque en definitiva se trata de disponer de mecanismos que permitan medir, valorar e informar la evolución del negocio (aspectos todos ellos positivos). La idea es bastante simple, aunque es cierto que se puede complicar hasta niveles de control muy sofisticados.

0 comentarios

¿Te ha gustado este post? Deja un comentario.

Aviso Legal

Privacidad

Condiciones

Cookies

Contacto

 © Copiright NAXOS CONSULTING, S.L. 2019. Todos los derechos reservados